martes, 1 de octubre de 2013

Por falta de plata, cerraron la Estatua de la Libertad

Los turistas que paseaban esta semana por Estados Unidos debieron estar más pendientes que nunca a las noticias de ese país. La parálisis en el gobierno federal, consecuencia de las fallidas negociaciones para aprobar el presupuesto 2014 en el Capitolio, afecta a varios sitios emblemáticos de ese país.


A partir de hoy, un día en que 800.000 estadounidenses entraron en licencia sin goce de sueldo obligada en sus trabajos en el Estado, la Estatua de la Libertad ya no permitirá el ingreso de turistas para obtener una vista privilegiada de Nueva York y los museos y parques nacionales también cerrarán sus puertas. ¿Hasta cuándo continuará esta situación?


Eso queda en manos de la política, sumida en una profunda polarización que parece irreconciliable entre demócratas y republicanos en el Congreso. Un cartel frente al Lincoln Memorial en Washington da cuenta de la parálisis.

Todos los servicios de los parques nacionales serán cancelados y quienes estaban disfrutando de unos días de camping en alguno de ellos deberán abandonarlos dentro de las próximas 48 horas. Muchos parques, como el de Yellowstone (en Wyoming), el Yosemite (San Francisco), el Everglades (Florida) estarán cerrados al tránsito y algunos quedarán completamente inaccesibles.

Sin embargo, aunque en el Parque Nacional del Gran Cañón (Arizona) se impedirá la entrada del público al parque y a los miradores, la ruta estatal que cruza el parque permanecerá abierta. De hecho, quienes ya hayan comenzado recorridos en el gran terreno de 485.633 hectáreas o estén en campamento en los descensos por el río Colorado podrán completar sus actividades.

Según medios locales, en la parálisis de 26 días en 1995-1996, el cierre de los 368 parques nacionales significó una pérdida de 7 millones de visitantes y de millones de dólares para las comunidades locales. Además, dos millones de personas se quedaron sin ir a los museos y monumentos nacionales.

Los museos y monumentos nacionales también cerrarán al público. Los más emblemáticos son los 19 museos con acceso gratuito que pertenecen al complejo Smithsonian, del que también forma parte el zoológico de la capital, donde ya ni las cámaras registrarán cada movimiento del cachorro panda que nació el 23 de agosto, la atracción más popular del lugar aunque todavía no esté exhibido al pública. Sin embargo, el zoo aclaró que mantendrá personal suficiente para alimentar y cuidar de los animales.

De los 4202 empleados del Smithsonian, 3514 entrarán en licencia sin goce de sueldo por la parálisis, señala el diario The Washington Post.

La Estatua de la Libertad, uno de los símbolos de la Gran Manzana, ya no permitirá el acceso de visitantes. El monumento volvió a abrir el 4 de julio, después de ochos meses de reparaciones por el paso del huracán Sandy por Nueva York, en octubre del año pasado.

Las zonas culturales e históricas del Distrito de Columbia, especialmente la zona del Mall, muestra hoy un paisaje desconocido, con carteles por doquier explicando el por qué de su desolación. Además del complejo Smithsonian, cerró el Centro de Visitas del Capitolio, la Biblioteca del Congreso, los Archivos de la Nación, la Oficina de Grabado e Impresión (de dólares) y la Galería de Arte Nacional.

En Filadelfia, en tanto, cerró el Parque Histórico Independencia Nacional de Filadelfia, donde están el Independence Hall y la Campana de la Libertad, piezas clave en la creación de la nación estadounidense.

"Las actividades de la Agencia de Asuntos Consulares va a continuar en Estados Unidos y afuera, lo que significa que continuarán los trámites para las visas y pasaportes", dijo ayer una vocera del Departamento de Estado, Jen Psaki.


No hay comentarios:

Publicar un comentario