martes, 21 de octubre de 2014

La historia de René Burri, el fotógrafo del Che Guevara

El fotógrafo suizo René Burri falleció ayer a los 81 años a causa del cáncer. Tuvo un comienzo precoz, retratando a los 13 años a Winston Churchill en su Zúrich natal. A partir de ese momento se decantó por el fotoperiodismo. Su nacionalidad suiza le permitió trabajar libremente en las dos Alemanias de posguerra, recopilando su trabajo en un libro memorable, «Die Deutschen», que siguió ampliando incluso después de la caída del muro. Pudiendo fotografiar cualquier parte del mundo, eligió la nación más oscura en esos años. Todo un reto al que se enfrentó brillantemente.


Siempre utilizó la cámara siguiendo su mirada curiosa, respetuosa y sin cinismo. Antes de la democratización actual de la fotografía, él ya dijo que «fotografiar lo puede hacer cualquiera, lo que hace falta es una opinión». De la mano del también suizo Werner Bischof, accedió a la agencia Magnum. Formó parte de una generación de fotógrafos jóvenes, inquietos y alegres, de acuerdo al espíritu de los años sesenta, en los que el fotoperiodismo estaba en su momento más dulce. Grandes revistas como «Life», «Look», «Paris-Match» o «Stern», publicaban extensos reportajes de todo el mundo. Era la fotografía en blanco y negro realizada con una pequeña cámara universal, la Leica.


René Burri fotografió la vida tal como la vio, desde cualquier escena callejera en Brasil o China hasta personajes como Picasso, Le Corbusiery Giacometti. Pero su retrato de Ernesto Guevara para la revista «Look» es su imagen más popular. Traspasó el marco documental para convertirse en icono generacional. Fue la primera entrevista que dio el guerrillero a un medio estadounidense. 


Burri contaba lo difícil que resultó este personaje: arrogante y duro, no cesaba de moverse.Además, amenazó a Burri jocosamente, ya que un compañero fotógrafo que había acompañado al Che por Sierra Maestra pasó información al servicio de inteligencia norteamericano. La imagen apareció pequeña dentro de un amplio reportaje y no se hizo famosa hasta que el Che murió cuatro años más tarde. Burri siempre le quitó mérito a esta instantánea. Consideró que todo se basaba en el encanto del humo.


Posteriormente también trabajó en color y rodando documentales, y se adentró en el mundo del diseño haciendo collages. A pesar de que estuvo en varios conflictos armados, como la Guerra de los Seis Días,Vietnam o Beirut, siempre se negó a retratar cadáveres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario