lunes, 5 de septiembre de 2016

Cómo hago un buen asado si no sé nada

Si alguna vez quisiste hacer asado y te diste cuenta que no sabés ni qué es una vaca, no te preocupes, acá te damos dos manos experimentadas.

En Noche De Necios hablamos con Ariel Rodriguez Palacios, chef especializado en parrillas y conductor de programas como Ariel a la Parrilla, que explicó todo lo que tenés que saber. Llevate la tablet al lado del fuego que esto es una pavada.

Prender el fuego: seguramente con este primer paso ya te asustaste, pero a no desesperar. “Podés usar carbón o leña. El sabor no cambia. Hay gente que critica el carbón pero es más simple. Un truco para prender el fuego es un algodón mojado con cuatro cucharadas de alcohol; lo ponés en el centro del carbón y tenés la braza perfecta, porque el alcohol se evapora. El carbón tiene que estar incandescente o blanco si es de día para que esté a punto”, explicó Ariel.

Trucazo para saber que el fuego está bien: “Si quiero cocinar una carne muy gruesa, tengo que acercar la mano a la parrilla y –sin quemarme- contar hasta 10. Si aguanto hasta ese número sin quemarme, es un calor moderado, ideal para un asado dorado”, contó.

Fuego prendido, ¿y ahora?: lo siguiente es empezar a poner la carne al fuego. “Primero ponés las piezas grandes, como el vacío. Lo dejás al fondo de la parrilla y no lo tocás. Se hace solo”. ¿Y si hago asado? ¡Fácil! “Si el asado está cortado finito finito se hace vuelta y vuelta con mucho calor. Si es grueso, lo hacés lentamente”, dijo. ¿Y los choris? “Los ponés al principio también, porque después se aguantan bastante estar al costadito de la parrilla mientras terminás con el resto”, tiró Ariel.

Tiremos todo, ya fue: listo, ¿querés alto asado? Leé esto. “Las entrañas tardan quince minutos con el fuego en 5 –aplicando nuestro método de contar que explicamos arriba- y el pollo con fuego 8 ó 9 andás fenómeno”, agregó.

Pecado mortal: si bien cada uno hace el asado como quiera, Ariel alertó a la población de un pecado mortal que jamás hay que cometer. “Prohibida la mayoría de las carnes que pasan de una parrilla a una fuente y de ahí al plato. La arruinaste, porque es de la parrilla al plato, porque pierde la gracia, el color, el jugo, la temperatura y, por presión, la carne que pierde los líquidos”, nos avivó a todos los argentinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario