jueves, 6 de octubre de 2016

5 películas para llorar

Por Facundo Franco


Hola, somos Noche de Necios versión escrita. Tal vez nos recuerdes de notas como “Chamuyá por chat en 4pasos” o “5 Películas para ver en una primera cita”. Hoy te proponemos cinco títulos cinematográficos para soltar la lágrima que también pueden servir como test para descubrir si sos la persona más insensible del mundo. Porque si no llorás con alguna de estas películas directamente no tenés corazón.

Arrancamos con un clásico contemporáneo si de cine lacrimógeno se trata: Marley y yo, protagonizada por Owen Wilson y Jennifer Aniston. Lo que la película propone es una historia familiar clásica con un padre que atraviesa cambios a nivel laboral y, para acudir en su ayuda, aparece la figura de Marley, su perro, con quien todos los personajes desarrollan una relación que va más allá del cariño convencional que existe entre perro y dueño. Se imaginarán por dónde viene el resto de la cuestión pero esto no quiere decir que la historia sea previsible dado que lo que a priori parece una comedia familiar típica empieza un viraje hacia el medio de la trama para tomar un rumbo dramático y desembocar en un final que justifica su ingreso en este ranking. Título muy recomendable con, tal vez, la única excepción de las personas muuuuuuuy apegadas a su perrito.



Cambiamos de género radicalmente para proponerles una opción con bastante acción, deporte y la magia de una de las figuras más prominentes del séptimo arte: el señor Clint Eastwood. Los que no han oído hablar de esta enorme obra deben saber que la historia sigue a Maggie, aspirante a boxeadora que verá cómo, poco a poco, sus sueños en el mundo del pugilismo se empiezan a cumplir gracias al entrenamiento de un viejo sabio de la profesión, Frankie Dunn, personaje a cargo del mencionado Clint, que también dirige. Sin embargo, una pelea que no termina como Frankie y Maggie esperaban le da un giro tremendo a la trama para pasar prácticamente a una historia completamente nueva que conmoverá a más de uno. Con actuaciones protagónicas inolvidables a cargo del mencionado Eastwood, de la genial Hilary Swank y del ya mítico Morgan Freeman, Million Dollar Baby se ha convertido en una de las mejores películas de su época.



Llegado este punto, los más entusiastas en términos de cine (que probablemente vieron las primeras dos propuestas de esta selección) ya estarán tirando la bronca así que vamos con un estreno que llegó a los cines hace muy poco en este 2016. Se trata del drama La Luz entre los Océanos, película basada en la novela homónima de M. L. Stedman. El cuidador de un faro ubicado en una zona inhóspita de Australia ve la frustración de su esposa cuando no uno sino dos embarazos por los que pasa terminan en la pérdida de un bebé largamente esperado. La historia se complica cuando una barcaza a la deriva toca las costas de la isla donde está el faro en el que viven los protagonistas. ¿Su contenido? Una nena recién nacida. El dilema moral que gira en torno a la decisión de quedarse o no con la beba será lo que ponga en marcha los sentimientos más profundos y latentes de un grupo de personajes maravillosamente llevado a la pantalla por un elenco que incluye a Michael Fassbender, Alicia Vikander y Rachel Weisz. Un drama con todas las letras que, por lo menos a quien escribe, le provocó un torrente de lágrimas desde más o menos la mitad de la historia. Imperdible.



Volvemos a la sección viejitos para traerles una debilidad personal. Creo que estamos en presencia de una de las actuaciones individuales más sobresalientes de la historia del cine con un Sean Penn que inexplicablemente no ganó el Oscar por su interpretación de Sam, un adulto con el desarrollo mental de un nene de siete años. La película encuentra su conflicto cuando Lucy, su hija, alcanza esa edad y empieza a superarlo intelectualmente.Servicios Sociales también mete la cola y amenaza con retirarle la tenencia así que problemas no le faltan a un hombre con un corazón tan grande como las limitaciones que su condición le suponen. Una historia de superación, del amor más puro que enfrenta a un sistema que no parece comprender ese vínculo entre padre e hija que puede vencer todas las barreras. Las actuaciones secundarias de Dakota Fanning y Michelle Pfeiffer más una banda sonora integrada casi en su totalidad por los Beatles son los agregados perfectos para una película conmovedora en todos los aspectos.



Y vamos a cerrar con un título que muchos no conocerán y que la gran mayoría que sí solo lo hace por la participación protagónica de Daniel Radcliffe, actor que le diera vida a Harry Potter. Sin embargo, como la película se estrenó en medio de la llegada a la pantalla de las películas del joven mago, tal vez pasó un poco inadvertida si uno se limitaba a seguir los pasos de los actores de la franquicia. Pero para los que la vimos creo que este fue el punto de partida para terminar de considerar a Daniel como un actor integral. Y uno muy bueno. En December Boys le tocó encarnar a un joven huérfano que, junto a un grupo de chicos de igual condición, tiene la posibilidad de abandonar el orfanato donde vive para pasar una temporada junto a una familia en su casa de playa. Pero resulta que esta familia los acoge porque está buscando adoptar a uno de ellos dada su imposibilidad de tener un hijo biológico. El conflicto está planteado para que un grupo de amigos, unidos también por la particularidad de haber nacido en diciembre lo que los hace merecedores del apodo “Los Chicos de Diciembre”, se vean obligados a competir por el premio de una vida mejor. Como dije, lo de Radcliffe es soberbio en medio de una producción con buenas actuaciones de reparto, un ambiente simple, minimalista y con aires vacacionales que ofician de telón de fondo para una historia tremenda que los hará llorar a mares.



No hay comentarios:

Publicar un comentario